Xilografia de Enric C Ricart. La musique: La armonía del mundo de 1930

Xilografia original coloreada de Enriuc C Ricart en prova d'aasig la 0/20
Mide 48 c 62 cm 
















Las cosas tienen un precio pero a la vez tienen un valor que las hace singulares. Anna Jorba Ricart

Xilografía coloreada original de Enric C ricart. La siega/La sega.

Xilografía creada en plena madurez del artista. Paisaje con cuatro figuras: tres mujeres y un hombre con la hoz segando. Encontramos todo un repertorio de fuerte carga mitológica el tema central es el trabajo del campo en tiempo de la siega. obsérvese la riqueza de detalles como el paisaje al fondo de una masía y elementos populares como el cantaro, animales domésticos como el perro, el gorro del segador, etc.

Es la numero 22/25 ejemplares. Mide 22.5 x 20.5 Enmarcada mide 40 x 37.5

Hay un ejemplar en la Biblioiteca Museus d'Art de. Barcelona; otro en Biblioteca Museu Balaguer de Villanueva. Participó en la exposición de bellas artes de Barcelona en enero de 1945; en exposiciones de Villafranca del Penedès, en el salón de los Once, exposición del grabado contemporáneo en Mallorca, exposición ide ilustradores en Igualada, exposición en la sala Gaspar, Exposición de la Barcelona gráfica en Holanda etc.










Las cosas tienen un precio pero a la vez tienen un valor que las hace singulares. Anna Jorba Ricart

xilografía original de Enric C Ricart de 1931. Alegoria de Montserrat.


Extraordinaria xilografía original de Enric C Ricart de 1931. Alegoria de Montserrat. Iº Premio del concurso de "Montserrat visto por sus artistas" presentado el 24 de octubre de 1931.

Grabado rico en matices y detalles. Tema central la Virgen de Montserrat con las banderas catalana y montserratina. Alrededor de ella representados diversos grupos: Els romeus, el emigrant, el excursionista, el navegant, el geoleg, el fotògraf,. els nuvis, L'artista, el pelegrí.

Se pueden observar las plantas y las letras con la influencia del Art Deco de la época.

Mide 33,5 x 43,6. Enmarcada em precios marco de madera mide 63.5 c 73.5 cm











Las cosas tienen un precio pero a la vez tienen un valor que las hace singulares. Anna Jorba Ricart

Óleos Ricart y Cabanyes


Reposa la belleza en muros encalados derrochando el arte de mis antepasados...
I

Enric Cristòfol Ricart Nin
Naturaleza muerta. El velero
Óleo sobre madera.
Mide 61.5 x 47.5 cm
Con marco 68.5 x 54 cm
Firmado. Datado en 1930 




II

Enric Cristòfol Ricart Nin
Naturaleza muerta de discos y jarrón sobre mantel.
Óleo sobre lienzo.
Mide el bastidor 55.5 x 46 cm
Con marco 69.5 x 60 cm 
Sin fecha ni firma.





III

Alexandre de Cabanyes i Marqués
Marina. Platja de Vilanova.
Óleo sobre lienzo
Mide 82 x 55 cm el bastidosr
Con marco 100 x 76 cm 
Siempre conservado tras cristal.



IV


Alexandre de Cabanyes i Marqués
Masia d'en Cabanyes.
Óleo sobre madera de  40 x 43 cm
Con marco de madera  53 x 49.5 cm
Siempre protegido con cristal
Firmado. Datado en 1930





Las cosas tienen un precio pero a la vez tienen un valor que las hace singulares. 
Anna Jorba Ricart

Josep Pla a Enric C Ricart. Edició homenatge

Josep Pla. Enric C Ricart. Edició homenatge
Plaqueta homenaje de Plá a Enric C Ricart (1893-1960)
Filógrafo R.G.M. (Ricard Giralt Miracle) Instituto de arte gráfico. 1971
Grabados de Enric C Ricart
Mide 21 x 18.7 cm
Se adjunta Xilografía coloreada original de Enric C Ricart en prova d'assaig de la portada



















Escultura de Manolo Hugué. 1941

Manolo Hugué, escultura de Enric C Ricart
Datada en 1941
Mide 26 cm de alto. (30 cm con pedestal)

El siguiente texto es copia de una entrada del blog de Teresa Costa Gramunt:


















"En el pueblo de Caldes de Montbui, donde se respira un aire fantástico y brotan unas aguas termales con unas propiedades terapéuticas que dejan como nuevo, se puede visitar el museo Thermalia , donde se explica este privilegio de la naturaleza que ha sido aprovechando desde de la época romana, o quizás antes.

En el mismo edificio del museo Thermalia -un antiguo balneario- vale la pena visitar el legado del escultor Manolo Hugué, que desde 1928 vivió en Caldes de Montbui, de donde era originaria su abuela materna. Se fue por prescripción facultativa con su mujer Tototte (el museo hay unos retratos espléndidos de Tototte). Manolo Hugué arraigó en Caldes de Montbui y vivió en una masía, que a partir de ese momento fue conocida como pero Manolo . Con este nombre es llamado coloquialmente Manolo Hugué, en realidad Manuel Martínez Hugué, nacido en Barcelona en 1872 y muerto en Caldes de Montbui en 1945.

Amigo de Picasso desde los años jóvenes, este respetaba mucho Manolo. El estilo artístico de Manolo participa de los aires novecentistas, del Cubismo y de alguna manera también del Art Déco (sobre todo en cuanto al diseño de joyas), aunque Manolo se saltó cualquier ismo que le supusiera un apremio ( como también hizo Picasso, del que en sus Memorias escribió Ricart: Nunca nadie sabía de qué se descolgaría el inquietante Picasso ). Las esculturas de Manolo, inconfundibles, presentan un raro equilibrio de fuerzas, entre compactos y suelta, que se contrapesan.

Prueba de la amistad y afecto entre Picasso y Manolo son las obras que Picasso dio al escultor, a su mujer Tototte y también a Rosa, la hija adoptiva de la pareja. Se conservan en el museo Thermalia , situado en la plaza del León, donde está la fuente del agua de la que sale a 76º C de temperatura, y que tan va aliviar la salud de Manolo. La época de Caldes de Montbui fue muy fructífera. Los amigos lo visitaban a su pero, poco se movía de su entorno. Con todo, a veces viajaba hasta Sant Hilari Sacalm y también hasta Vilanova y la Geltrú.

Manolo, escultor prodigioso y de estilo personalísimo, también pintaba de manera muy notable. Entre la colección de pequeñas esculturas del legado de Manolo Hugué que hay en Caldes de Montbui, está la escultura de Enric-Cristòfol Ricart, en la que destacan los rasgos más sobresalientes de su fisonomía y comportamiento.

Entre las telas expuestas, hay una pintura que reproduce este comportamiento de Ricart, y es de suponer que se trata de un apunte de nuestro grabador y pintor mientras ponía para el escultor Manolo. Estas dos obras, la escultura y la pintura, están fechadas en 1941, y debían ser hechas por Manolo en una de sus visitas a Vilanova y la Geltrú.

Sabemos que después de la guerra civil Enric-Cristòfol Ricart, como Manolo, poco se movía mucho de su entorno y trabajaba como un monje medieval en su obrador. En 1941 Ricart ilustró el libro de Rafael Benet, El escultor Manolo Hugué . Sería, pues, en este momento que Ricart recibió en Vilanova la visita de Manolo Hugué y puso para él. El resultado es una magnífica escultura de pequeño tamaño y el apunte pictórico que sin duda le sirvió de inspiración. Esta pintura la desconocía, ha sido una feliz descubrimiento."

(artículo publicado en el Diario de Vilanova , 22 de agosto de 2014.)