jueves, 8 de marzo de 2012

Enric Cristofol Ricart Nin. Xilografia, pintura, acuarelas. 1ªParte

Dada la extensión de estas entradas estan divididas en 5 partes.



Interesante es compartir el legado familiar artístico que siempre me ha rodeado, haciendo mención de la obra del ilustre artista Enric Cristofol Ricart i Nin, pintor y grabador "xilografista" del que recientemente se ha cumplido el  50 Aniversario de su fallecimiento, (en el 2010),   oriundo de Villanueva i la Geltrú.

Respirando ambiente artístico se acaba amando el arte...

Enric C Ricart nació el 2 de noviembre de 1893 y murió el 11 de marzo de 1960.
Tuvo una difícil infancia..."el pequeño de Cal Ricart del Gas" y como él refiere en sus memorias.."mis recuerdos de infancia son unas continuas convalecencias, larguisimas, interrumpidas por nuevas enfermedades..."
A los 17 años estudió en la Escuela de arte de Francesc d'Assís Galí i Fabra el nº 4 de la calle Cucurulla de Barcelona, pues destacaba y poseía una natural inclinación por el dibujo.
Los consejos de artistas de Vilanova influyeron en la decisión de su padre para inscribirlo es esta referida escuela de Arte, pionera del momento.
El estudio de la obra pide una especial atención, dado que el olvido que ha mantenido la crítica y la opinión pública, durante años, ha llevado a un desconocimiento evidente, de la verdadera importancia de este artista en nuestra iconografía del siglo XX.

Miró pintado por Enric C Ricart

En el escuela de Galí entabló amistad con Joan Miró y Ferrà, por entonces joven y tímido muchacho.

Con Joan Miró compartió taller primero en  1914  en la calle Arc de Jonqueres, de Barcelona y en 1916 en  la calle Baixa de San Pere y con Lola Anglada i Sarriera que se une a ellos en 1917, siguiendolos en el 1918 a Paris

Se hicieron en esa época, un retrato mutuamente, Ricart a Miró vestido de recluta que se conserva en la Fundación Miró de Barcelona.
 Esta pintura es de gran interés, por algunos elementos, como la incorporación incrustada del latón del número 57 en el cuello del uniforme ya que se había incorporado al 57 Regimiento de Infantería.
Escribió a Enric C Ricart:
"Estimado amigo : ...Una cosa memorable para mí y digna de que la sepas. Mientras he sido soldado, estos días de estado de guerra, he cobrado 0,40 pesetas diarias y derecho a comer rancho. En fin, me he ganado la vida. [...] Sale mas a cuenta ser soldado que pintor". Montroig, 26-8-1917: oen esta otra qu le escribe Miró
en Octubre del 1917:

"....creo que después del grandioso movimiento impresionista francés de canto a la vida, de optimismo, y de los movimientos post-impresionistas, de las valientes simbolistas, del sintetismo fauve, y del análisis y disección del cubismo, y futurismo, después de todo esto, veremos un arte libre, donde el interés será en el sonido de la vibración del espíritu productor. Este moderno movimiento de análisis habrá llevado el espíritu a una luminosa libertad. "....

Retrato de Miró
Óleo sobre lienzo de 1917
81.6 x 65.7 cm
Museo: Museo de Arte Moderno
 New York

El retrato que le hizo Miró a Ricart se conserva en New York Metropolitan Museum of Arts.
Ataviado con un pijama de seda rayado, a un lado al fondo una paleta de pintor y al otro, a manera de collage, una estampa japonesa autentica.











Miró en el estudio que compartia con Ricart 1917
Anecdota relatada por Oriol Pi de Cabanyes sobre Ricart y Miró

Ricart era un irónico de cuidado. Estando en París con Miró, en 1920, visitaban juntos el Louvre, pero no había forma de intercambiar impresiones con él, según confiaba por carta a su íntimo Josep-F. Ràfols: "Caminem plegats llargament i no em diu ni una paraula o bé contesta breument".

Se ve que Miró observaba la pintura antigua como hipnotizado y cuando se le interpelaba soltaba, como mucho, aquel repetido entrechocar de la punta de la lengua en la parte de atrás de las paletas dentales superiores que le fue tan característico y que en una entrevista Porcel transcribió onomatopéyicamente como "tsé-tsé", lo cual disgustó al pintor hasta el punto de que borró al periodista de un brochazo en una ampliación de la fotografía que les había hecho Planas Montanyà, así convertida por la rabia en cuadro de precio.

E. C. Ricart, que no llegó nunca a comprender el éxito del colega con quien en su primera juventud había compartido taller "frente a la tienda de fideos de la familia de Isidro Nonell", consideraba que el carácter del joven Miró en París tenía unos muy acusados "detalls teutònics: els compliments, la serietat (absurda en tot llatí) i les celles a punt de fer un drama" que "es fa molt poc agradable en el seu tracte".

Miró era, en efecto, un tipo más bien retraído y serio, muy pendiente de sus visiones interiores. Y era tan inocente que en París sus jóvenes colegas le tomaban el pelo con una crueldad infame. El mismo Ricart lo cuenta el día 29 de diciembre de 1922 en una de las anotaciones de aquellos pequeños cuadernos personales que bautizó, por analogía con las fotos instantáneas, como "quaderns Kódak".

Anota Ricart que Joan Miró era objeto de "una serie de brometes pesades". Una de aquellas "rigolades", que conozco por tradición familiar, es que a Miró llegaron a hacerle creer que si algún día no podía conciliar el sueño era porque su cráneo desprendía un aura tan luminosa que era lógico que le deslumbrara su propia luz.

En abril de 1921 Miró puso distancias y evitó así más coñas. En aquella nota de dietario Ricart se arrepentía de tanto burlarse de Miró: "Ho lamento i si hagués sabut que s'ho havia de prendre tan a la valenta d'aquesta manera no hi hauria intervingut en absolut. Malgrat el seu caràcter de ferro i excessivament tancat –jo li deia el cofrefort– era un xicot que encara que no demostrés cordialitat crec que la tenia".

Claro. Miró era un tipo de humanidad inconmensurable. Su grandeza tuvo ocasión de manifestarse cuando respondió con extrema generosidad y sin reticiencia alguna al requerimiento que en 1975 se le hizo para que participara en un homenaje a Ricart a los quince años de su muerte. El cándido Miró pudo ser objeto de todo tipo de chanzas de sus amigos, pero el tiempo ha demostrado que volaba a mucha más altura.


Leer más: http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20111107/54237602540/una-anecdota-de-miro.html#ixzz2sphvI3PP
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia
Martí Torrents, el músico
Francesc Montserrat "el mestre Montserrat",
Alexandre de Cabanyes,
Josep Mª de Sagarra,
 y Enric C Ricart.
Vilanova i La Geltrú.
 En el primer volumen del libro "Epistolari català de Joan Miró 1911-1945"  se publican innumerables cartas que éste dirigió a Enric C Ricart y a muchos otros  como Lola Anglada, Josep Dalmau, Pablo Picasso, Josep Francesc Ràfols, Pablo Gargallo, Sebastià Gasch, J.V. Foix, Salvador Dalí, Joaquim Torres Garcia, Joan Prats, la seva dona Pilar Juncosa, Joaquim Gomis, Francesc Trabal, Joan Brossa…

Hay una carta (en la siguiente imagen) que la envió Joan Miró en Febrero de 1975, desde su residencia mallorquina de Son'Abrines a los organizadores del homenaje a Ricart cuando se le informó de que los de la librería -sala de arte La Mulassa de Vilanova i la Geltrú estaban organizando una exposición y a su sobrino-nieto Oriol Pi de Cabanyes...autor del extraordinario Libro:" Enric C Ricart y el Novecentismo".

De Miró en 1975 para el homenaje a Enric C Ricart
Traducción del texto de la carta del catalán:
"..pensando en Enric Cristofol Ricart y a los amigos de Vilanova i La Geltrú, pensando también en el taller que teníamos juntos en la calle Baja de Sant Pere frente de la tienda de fideos de la familia de Isidro Nonell con el buen afecto a todos vosotros. Miró."

Ricart y Miró se encontraron con aquel cubismo de importación en las Galerias Dalmau.,
donde expusieron sus obras, asi como en la Galerias Laietanas de Barcelona.
Enric C Ricart, siguió en la búsqueda de su proyección encontrándose con el"Novecentismo"como formula ideal para manifestar su alma mediterranea de Cataluña.

Según relata Francesc Montoba en su "tratado sobre el paisajismo",..." la pintura de Ricart en esta época evolucionó de una manera parecida a Miró.... ambos se encuentran pero se bifurcan en el tránsito entre el novecentismo hacia donde acaba Ricart y el vanguardismo de Miró...terminan cada uno en una vertiente y divergen por sus sus diferentes maneras de pensar.

Viajó a Italia con su amigo Rafael Sala i Marco, vilanoví como Ricart; comenta Josep F Rafols i Fontanals, en su inédita biografia de 1942, que ..."aquellos meses que coincidieron en Florencia, con la efervescencia futurista de Marinetti y sus compañeros, actitudes que eran el preludio del inminente fascismo..."
 
Pero la actitud de Enric C Ricart, en la que prevalecia la formación moderada captada de la Escuela Gali, le llevó a inclinarse más por el clasicismo de los museos italianos.
Al volver de Italia Rafael Sala y Ricart con Damiá Torrents Brunet y el mismo Rafols, publican el primer numero de la revista Themis el día de San Pedro en 1915....en ella reflejaron signos de modernidad según las corrientes estéticas del momento; aparecieron fascículos hasta marzo de 1916 en que, por el gran escándalo que ocasionó el articulo: "Manifest de la dona futurista"(manifiesto de la mujer futurista) de Valentine de Saint Point, la poca tolerancia, la estrechez de miras de las fuerzas vivas de la época condenaron a la revista al más absoluto fracaso, dejándola sin suscripciones y se vio forzada a desaparecer.

La vendimia en la Masia Samá
Oleo sobre tela.150x89 cm.
Museu Balaguer.Vilanova i La Geltrú.

Porche de la masia Cabanyes
óleo sobre tela 56x54
Muso Balaguer de Vilanova i la Geltrú
El galliner de la masia Samá
oleo sobre tela 63x71 cm
Museo Balaguer de Vilanova i Geltrú

Bodegón de la careta y la pajarita
óleo sobre tela 46x55 1926
Museo Balaguer.
Vilanova i La Geltrú

El dragón
óleo sobre tela
150x90
Museo Balaguer.
Vilanova i La Geltrú



Naturaleza muerta de sandia
óleo sobre papel
50x56
Museo Balaguer
Vilanova i la Geltrú


Paisaje: el camino
1927 óleo sobre tela 37X46
Colección particular
Vilanova y la Geltrú
Joven dormida de 1932
öleo sobre cartón
48x62cm

Niño haciendo pajaritas.
óleo sobre tela
56x64 cm
Colección particular.
Retrato de Marta Cabanyes
óleo sobre tela
46x38
Colección particular

Continua

1 comentario:

  1. Salutacions,

    Em presento: em dic Joan Ignasi, vilanoví, tinc 22 anys i m'he quedat fascinat al veure el seu blog amb bona part de l'obra de E.C. Ricart. Des de ben petit que m'ha agradat el personatge i a poc a poc, i amb la mesura de fer-me gran i entendre moltes més coses he començat a llegir sobre la vida de Ricart.

    Ara mateix, m'apassiona com a artista. Intento arreplegar tot el que puc d'ell, sobretot goigos i gravats. Cada cert temps em passejo pel Museu Balaguer per veure les seves obres del fons del Foment. Segurament, de ben petit em va frapar ben fort el seu oli del Drac de Vilanova, ja que en sóc portant del Drac. Els seus gravats són com no s'han fet mai i l'estima cap a la tradició i la seva empenta en la recuperació del folklore local a finals dels 40 és digne de reconeixement nacional.

    Només volia enviar-li una salutació i mostrar-li el meu reconeixement cap a l'artista, que m'agrada més que cap altre i gràcies per compartir-ho en un blog tant ben parit.

    Gràcies per la seva atenció,

    --
    Joan Ignasi Gómez

    ResponderEliminar