Psicología, una ciencia para el individuo

El ser humano, desde siempre, ha pretendido conocerse a si mismo, saber como es. Él mismo ha construido su punto de investigación más apasionante.

Conócete mismo " decía Sócrates en la antigua Grecia hace más de dos milenios. Esta máxima, que los griegos grabaron el santuario de Apolo en Delfos y que luego ha vertebrado gran parte de la cultura occidental constituye, aún hoy, un objetivo básico de la psicología… Y a nivel personal, una base indispensable para poder alcanzar la felicidad individual. Pero el individuo no es una torre de marfil aislada del mundo, sino que vive en una sociedad y constituye un eslabón del engranaje social. Por eso, el “conocerse a sí mismo” es conocerse como ser social, en medio de una circunstancia vital propia. “ Yo soy yo y mi circunstancia” será la respuesta del gran filósofo español Ortega a la propuesta del griego.
Es tan verdadero como asombroso: dentro del cerebro humano están presentes todos los cerebros de especies animales que le han precedido, tanto con sus cualidades como con sus limitaciones.








.-El cerebro reptiliano










.-El cerebro paleomamifero











.-Y el llamado cerebro neo mamífero,



Huellas de un pasado lejanísimo y presente.

La psicología, ciencia antigua y a la vez moderna, da respuesta a las más íntimas inquietudes del individuo. A veces, su rigor y su grado de conocimiento científico no consiguen colmar todas las expectativas; pero en numerosos casos alcanza un nivel que permite satisfacer por completo la curiosidad de quien se acerca a ella bien por satisfacer el ansia de conocimiento de esa incógnita o, al menos, de la mayor parte posible de la misma que cada ser humano lleva dentro o bien por el convencimiento de que una aproximación a la ciencia psicológica proporciona al individuo información de alto valor a la hora de prevenir trastornos psíquicos y de mejorar los estados tensionales y disfuncionales que aparecen normalmente en el desarrollo de cualquier vida humana.
En los diferentes apartados que se editarán, se  pretende tener un carácter divulgativo, sin que ello represente en ningún momento una renuncia a exponer los conocimientos más actuales y con el mayor rigor científico.
Será un compendio de puntos de referencia útil es para conocerse a sí mismo y a las personas de nuestro entorno, con consejos prácticos para afrontar distintos aspectos de la vida cotidiana: desde cómo aprovechar mejor las cualidades de cada uno para efectuar un adecuado aprendizaje, hasta cómo tratar convenientemente a los hijos, por ejemplo.
Se incluirán cuestionarios de preguntas formuladas para poder responder a dudas y curiosidades que puedan asaltar a quien se acerca estos temas con interés y entusiasmo para entenderlos y aprenderlos.
El fin de estas entradas entraña una relación y una comunicación con los conocimientos científicos tratando de conseguir que todos nos conozcamos mejor y con ello que las relaciones interpersonales resulten más fluidas y menos tensas.
Se representarán fundamentalmente en forma de análisis la evolución del individuo desde su nacimiento hasta la tercera edad y los problemas que de ella se desprenden.
Todos hemos sido niños, todos esperamos envejecer y todos tratamos a personas de nuestro mismo grupo de edad y de las demás edades.

Por una mayor higiene mental

Se pretende un objetivo: dar a conocer el mundo del saber sobre la mente humana, sobre el comportamiento humano, con una perspectiva positiva, a fin de ayudar, mediante la base del conocimiento a una mejora de la relación con el propio “yo” ya una prevención, en la medida de lo posible, de situaciones de sufrimiento, de desagrado o trastorno. En este sentido se define la higiene mental: es la ciencia un conjunto de ciencias que, utilizando los conocimientos de la psicología, la sociología, la psiquiatría y elementos de las ciencias afines (medicina, economía, filosofía, teoría política, biología), pretenden un mejoramiento global de la respuesta psíquica individual y colectiva.

Las bases teóricas serán las que sustentan los conocimientos actuales en las ciencias psicológicas y los actores de utilización práctica de estos conocimientos: desde la utilización práctica de la psicología en el terreno clínico, educativo y escolar, industrial y del trabajo, pasando por el aprovechamiento de la psicología social en la vida diaria para llegar al de la psicopatología en la psiquiatría.


Durante los inicios la psicología fue tan sólo una ciencia teórica, pero comienzo a ser ya una ciencia práctica a partir de la Primera Guerra Mundial. Actualmente sus aplicaciones aumentan de manera progresiva, en mayor medida incluso, que lo que ocurre con otras ciencias.
Las areas, ya clásicas, en las que viene interviniendo la psicología son la clínica, la enseñanza, la industria y los problemas sociales, en estos últimos años se ha comprobado la utilidad de la psicología en el campo de la medicina: por ejemplo, en oncología, en ginecología, gerontología. También en el campo jurídico, como es el caso de los juzgados de familia. También en el tráfico y seguridad vial. Y como no en los temas referentes al maltrato en las escuelas, en violencia de gé nero, etc

Es posible “estar mejor”

El desarrollo de la práctica psicológica ha ido ligado a la importancia que, progresivamente, la sociedad va dando el bienestar individual, a las situaciones de satisfacción personal y a la concienciación de que es posible “estar mejor”, en la medida que se sepa la manera de conseguirlo y que esta capacidad va íntimamente ligada al conocimiento del ser humano.
Es por eso por lo que, colectiva e individualmente, el hombre va asumiendo el papel que su propia actitud, voluntad, tenacidad o indolencia va a tener en su futuro. La concepción de la libertad como una realidad práctica, más allá del concepto filosófico, genera en el individuo la responsabilidad de saberla usar; de ello surge la necesidad de aprender, de conocer, y por tanto de recurrir a los conocimientos que los científicos han podido almacenar sobre la conducta del ser humano.

La paradoja del psicólogo

Sin embargo, en la sociedad actual se da la paradoja de que, junto con la búsqueda, cada vez más afanosa, del saber psicológico, existe todavía una cierta reticencia a las consideraciones científicas de la psicología como tal. Es frecuente que se le niegue rigor o precisión científica; y, sobre todo, es frecuente que sin la considere un elemento de referencia consultivo. Interesa saber la opinión del profesional de la psicología en determinados asuntos pero es a veces difícil permitirle decidir
De todos modos, en ciertos apartados de la práctica psicológica, el campo de acción se ha concretado convenientemente; todavía es largo el camino por recorrer para que los conocimientos que se apresuran en lo teórico pueda traducirse en lo práctico, pero ya existen circunstancias de práctica psicológicas con un gran peso específico de importancia, con tradición y de reconocida eficacia.


lámina del Test de Roschach

Es una experiencia harto conocida: una misma nube puede ser un caballo alado para uno o el  perfil de un amigo para otro.
Mira la lámina publicada.
_¿qué ves en ella?
_¿por qué ves en ella lo que ves?

No es una pregunta tan sencilla.
A través de múltiples pruebas, la psicología intenta dar una respuesta.





Comentarios