lunes, 10 de diciembre de 2012

Ser antisocial.Trastorno de personalidad

Un breve recorrido por el complejo mundo de un trastorno de la personalidad.

No es ningún tratado psicológico, pues el tema es extenso, expongo unos datos o conclusiones de algunos casos que fueron objeto de estudio por mis compañeros de trabajo, especialistas psicólogos y que recojo muy resumido, como texto práctico que pudiera servir a quién lo lea y esté interesado.

Se dice que el patrón del antisocial necesita que: "el mundo gire a su alrededor, en función de la búsqueda para conseguir ganancias secundarias”, así es como se mueve.

En salud mental, en pesquisas policiales, en empresas, en colectivos, en ámbitos gubernamentales etc., es importante poder detectar y aislar a este tipo de individuos con esta alteración de la personalidad, del resto, pues las consecuencias destructivas que puede llegar a emplear el/la antisocial son muchas y evitaríamos mayores daños.
Son personalidades muy comunes y que nos pasan desapercibidas, pero hay un porcentaje de individuos con este trastorno a mayor nivel, que llegan a ser francamente peligrosos y agresivos.

Sorprende que el/la antisocial se hace encantador y quiere dar buena impresión, que sabe actuar sobre las emociones de los demás, que se hace sus propias leyes y se las cree, que descuida imprudentemente su seguridad y la de los demás, que puede ser consumidor de drogas o alcohol, que nunca siente culpa ni remordimiento de su comportamiento, lo que si le hace arrogante.

En jóvenes con tendencia extrema a pelearse, mentir, robar, desobedecer, necesitan que los padres y maestros deban de estar muy pendientes, cuando estas conductas, que pueden ser y son normales, se hacen repetitivas y de proporciones muy aumentadas. En ese caso los padres han de solicitar ayuda y deben entrenarse para ser muy efectivos en disminuir la conducta agresiva y provocativa de los hijos; llevarlos, si llega el caso a que sigan terapias cognitivas. Asociándose en la atención de forma coordinada las medidas psicológicas, sociales e institucionales, (coordinación que no siempre existe).

Muy importante es detectar estas características en los adolescentes que además pueden pasar excesivas horas ante su ordenador, (las nuevas tecnológicas en la comunicación, lejos de solucionar el tema, tienden a agravarlo), teléfono móvil, juegos, Internet, chats o Messenger...etc., aumentando los factores de riesgo que se suman si se da la tendencia a padecer el trastorno de la personalidad.

Para el/la antisocial es toda la sociedad la que está en contra, entorpecen su funcionamiento pero viven bajo su sistema.

La critica siempre es a los demás, La auto crítica no existe.

Su concepto de auto estima está desfigurado, entre otras cosas porque se sienten auto suficientes. Es gente desconfiada, en el fondo llegan a un punto de sentir miedo de los demás, aunque no lo manifiesta o manifieste lo contrario, lo que le hace estar atento y suspicaz.

Es inteligente, comprende la parte intelectual de los sentimientos, lo que le hace poder manipularlos. Es poco honesto y ejerce la mentira repetidamente.

El/la antisocial es impulsivo e intolerante, no sabe medir las consecuencias de sus actos. Busca gratificar con urgencia sus deseos.

Es persona egocéntrica, sus opiniones e intereses están por encima de los intereses de los demás. Egoísta e insensibles al dolor ajeno.

Es gente fingidora, distante en persona y fría.

Tiene un patrón de conducta dominadora hacia los demás. Con el débil y el necesitado que detecta, se crece y envalentona, eleva, en su fuero interno, los niveles de prePOTENCIA, aunque a parte de ser una cobardía es un signo de debilidad personal; los débiles y estúpidos son los demás y tarde o temprano tratará de destruirlos de forma soterrada y otras veces manifiesta.

Es gente megalómana, fantasiosa, vanidosa, con delirios de grandeza manifiesto, o delirios de poder y hedonista.

Su táctica siempre es la misma, envuelve, adula, halaga, agasaja, camela, piropea, da coba, hace la pelota, así hace caer en sus redes un "puñao" de incautos y victimas.

Puede ser muy convincente.

Aguanta hasta que un día le llevan la contraria, entonces se desespera, que le quiten la razón podría hacerle enfermar, se vuelve hostil e irritable y o busca repuesto como quien repone papel en la impresora o material en su oficina, las personas son objetos que desprecia y tira como un fardo de deshecho y basura empezando a hacer daño o lo elimina (en casos extremos de criminales).
No escarmienta por la incapacidad de aprender de su propia experiencia, y vuelve a empezar.

No siente remordimiento ni vergüenza, porque su causa y actuación siempre es correcta, las cosas suceden sin más y nunca es responsable.

Lo que inicia lo acaba como lo tiene planeado.

En las distancias cortas no se compromete, la gente le molesta para convivir. Ni siquiera con sus vecinos se relaciona más de lo imprescindible. Crea distancia a propósito, en el momento que la relación se estrecha no lo soporta, porque la incapacidad de establecer vínculos estables y relaciones profundas. Estos problemas de relación interpersonal les confieren una actitud de aislamiento, solo si siente empatía consiente la relación;
en este aspecto, siente el fracaso, en el fondo es el elevado ...pero vuelve una y otra vez a refugiarse en la fantasía que expone y llega a creerse.

Ayuda a los demás y en nombre de la ayuda colabora, aunque encerrará siempre un gesto de imposición y autoritarismo, armas que siempre elige, junto al desprecio e indiferencia que manifiesta llegado el momento.

Por regla general viven en soledad y si lo hacen en pareja puede ser que desarrollen un amor violento, con desprecios, anulaciones e indiferencia. Son peligrosos por su frialdad afectiva y falta de empatía. Separarse de estas personalidad si has convivido o caes en sus red, no es fácil, pues por un lado el miedo hace sentir angustia y a la vez que desahogo pensando en escapar.
Siempre hay que acudir a ayudas sociales, a las terapias psicológicas al detectar esta personalidad, para poder subir la autoestima y alejarse. O controlan demasiado o son totalmente indiferentes, en todo caso es violencia en el amor, como se describe muy bien en el libro de Walter Riso, Amores altamente peligrosos el perfil de estos tipos, como reza la portada estilos afectivos de los cuales seria mejor no enamorarse: como identificarlos y afrontarlos.

En la filmografia tenemos al personaje de Sharon Stone en Instinto Básico que representa bien el perfil antisocial o al de Glenn Close en Atracción Fatal que representa el trastorno límite o El coleccionista de William Willer o Eduardo manostijeras de Tim Burton, etc,etc.

En todos los campos existen individuos con rasgos de esta personalidad y muchos enmascarados en la red de Internet.

Aconsejo que si detectan alguna persona con estas características expuestas se desconecten y experimentaran un gran alivio.
Intentar resolverlo o hacerle cambiar es cosa ardua y difícil y es un asunto de profesionales.

De que le vale ser más fuerte, si no sabe ser mejor.
Federico Balar

No hay comentarios:

Publicar un comentario