SE VENDEN



Antigüedades, dibujos, grabados, acuarelas, papeles antiguos, óleos, libros antiguos, o algún articulo expuesto en este enlace:

EN VENTA AQUÍ

ponte en contacto conmigo en los siguientes enlaces

annajorba@telefonica.net





sábado, 23 de marzo de 2013

La música española en el siglo XVII

En el siglo XVII termina la Edad de Oro de la música española. Continúan las cuatro escuelas de música polifónica religiosa (catalana, aragonesa, valenciana y castellana), y en ellas figuran autores importantes; pero su espíritu, al igual que ocurre en el resto de Europa, ya no es el mismo, y sus figuras tienen simplemente importancia local.

El compositor más importante de Catalunya en esta época es Joan Pau Pujol (1573-160021), maestro de capilla en la catedral de Barcelona, y cuya producción, religiosa en su casi totalidad, es una publicación al cuidado de Monseñor Higinio Anglés.

 *** De Joan Pau Pujol- Si del pan de vida
***  De joan Pau Pujol- Si del fuego de amor herido
***  De Joan Pau Pujol- El principe soberano (Villancico)
***  De Joan Pau Pujol- Sacris solemnis

Deben citarse también los nombres de Marciá Albareda y Josep Reig. La célebre “escolanía de Montserrat” cuenta entre sus maestros el gran Joan Cererols (1618-1680), cuyas obras han sido publicadas por el P. David Pujol.

*** De Joan Cererols- Ha de los hombres
*** De Joan Cererols - Fuera que va de invencion
*** De Joan Cererols- Serafin, que con dulce harmonía
*** De Joan Cererols: Son tus bellos ojos soles
*** Escolania de Montserrat y Cererols- Salve d'ecos
*** Escolania de Montserrat y Cererols- Magnificat

En Valencia se destaca, entre un apreciable número de compositores y teóricos, la figura de Joan Baptista Comes (1568-1643),
*** Juan Baptiste Comes- A la sombra estais (Villancico)
*** Joan Baptista Comes- Bien te puedes alegrar
*** Joan Baptista Comes- In memoriam aeterna

discípulo de Joan Ginés Perez de la Parra (1548-1612), prolífico autor de composiciones religiosas, maestro de capilla en Lérida, Madrid y finalmente en su ciudad natal Valencia.

 Los más importantes maestros de la escuela aragonesa son: el organista y compositor Sebastián Aguilera de Heredia, autor de versiones del magníficat en los 8 tonos gregorianos,

 *** Sebastian Aguilera de Heredia~Tiento de batalla de 8 tono 
***  Sebastian Aguilera de Heredia- Ensalada del 8 tono

Naturalez muerta con instrumentos musicales,
por Cristoforo Monari.
 Laud, viola de "gamba", guitarra, violin.
Foto Giraudon.
 y Pedro Rimonte o Ruimonte, cuyo Parnaso español de madrigales y villancicos apareció en Amberes en 1614 (el único ejemplar completo de esta obra se conserva en la biblioteca nacional de París) .
 *** Pedro Ruimonte - De la piel de sus ovejas 
***  Pedro Ruimonte - Quiero dormir y no puedo

La escuela castellana comprende, además de los maestros de capilla de las catedrales (Salamanca, Ávila, Valladolid, León, Burgos), los de los grandes centros aristocráticos: La casa del duque de Alba, la Capilla Real y los grandes conventos de Madrid y sus alrededores (el Real monasterio de la Encarnación, las Descalzas Reales y el Escorial). Al lado de misas, salmos, motetes y otras composiciones latinas, aparece en el seno de estas capillas un nuevo género religioso sobre textos en lengua vulgar, el villancico, que se desarrollaría hasta convertirse en una auténtica cantata con acompañamiento instrumental, con coros, fragmentos solistas y otros de conjunto.

La música profana ha llegado hasta nosotros a través de algunos manuscritos; los más importantes son el de tonos castellanos (Biblioteca del Duque de Medinaceli, en Madrid), y la recopilación realizada por Claudio de Sablonara y que se conserva en la Staatsbibliothek de Munich (edición moderna de Jesús Aroca, 1919) porque, además del ya citado Rimonte, los más notables compositores son Juan Blas de Castro (c. 1584 -1631), músico del duque de Alba que más de una vez es citado elogiosamente por Lope de vega;

***  Juan Blas de Castro - Desde las torres del alma
***  Juan Blas de Castro - Desiertos, campos, árboles

Gabriel Díaz (c. 1590-1631); Juan Palomares y, entre los más importantes, Mateo Romeo, “ el maestro Capitán” (+1647) . Su producción se compone en general de canciones castellanas de género madrigalesco, en un estilo más sencillo que se orienta hacia la homofonía.

La música instrumental

La mayor parte del repertorio vocal de esta época es inédita, pero ha sido conservada. En cambio se ha perdido casi toda la música instrumental. Se sabe que en general las obras religiosas incluían acompañamiento instrumental, en la actualidad estas composiciones mixtas se conservan desprovistas de tal acompañamiento (aunque generalmente los instrumentos se limitaban a doblar las voces, es seguro que en algunos casos tenían un papel más importante en la interpretación de la obra).
La música para conjuntos instrumentales se ha perdido también en su casi totalidad. Además de algunas tablaturas y recopilaciones para guitarras, conservamos dos importantes colecciones de música para órgano: el libro de tientos y discursos de música práctica y teórica de órgano, llamado facultad orgánica (Alcalá 1626) de Francisco Correa de Araujo (+1663),

***  Francisco Correa de Arauxo. Tiento del Qvarto Tono

y la obra del organista valenciano Joan baptista Cabanilles (1644-1712),

*** Juan Bautista Cabanilles -Tiento de Falsas 
*** Juan Baptista Cabanilles - mortales que amais

de la que ya han aparecido los cuatro primeros volúmenes de la edición realizada bajo el cuidado de Higinio Anglés . Pero, hecho sintomático que puede caracterizar toda la música española de este periodo, sí Cabezón en el siglo XVI se había situado a la cabeza de la mayor parte de sus contemporáneos, Cabanilles evoluciona tras la huella de los organistas neerlandeses y alemanes de su época, tanto a causa de la estructura más simple de sus composiciones como de ciertas imperfecciones técnicas de su instrumento , en especial en el pedalero, muy incompleto. Esta obra agrupa numerosos tientos, tocate, pasacalles, diferencias, batallas, fruto de una desbordante imaginación que muchas veces parece deslizarse por los caminos de un pre romanticismo.


El arte dramático

La música para el teatro merece que nos detengamos algo en su estudio. Al ser el siglo XVII la época de oro del teatro español, era natural que la música formase parte del espectáculo preferido de los españoles; las canciones y las danzas se utilizan constantemente en las obras de la época, e incluso se crea un género de canción polifónica teatral especial: el cuatro de empezar, expresión abreviada de " (pieza a) cuatro (voces) para empezar (el espectáculo)". Los más distinguidos compositores de música teatral son los mismos que los de la escuela polifónica profana: Blas de Castro, Gabriel Díaz, Juan de Palomares.
Se sabe que en 1629 (fecha muy precoz en la historia del teatro lírico europeo) la selva sin amor, obra en un acto de Lope de Vega, fue interpretada íntegramente en versión musical ; desgraciadamente se ha perdido esta partitura de la que ignoramos incluso el nombre de su autor. Entre las "comedias en música" de Calderón, muy numerosas, de las que algunas eran enteramente cantadas, se conserva el primer acto de ***celos aun el aire matan (1660)  con todas las partes correspondientes a las voces y al bajo, pero sin los "ritornelli" e intermedios musicales. Es obra de Juan Hidalgo (+1685),

 *** Juan Hidalgo- Noble en Tinacria naciste
*** Juan Hidalgo-  Peynándose estaba un olmo-¡Ay, que me río de amor!"

 y fue hallada por José Subirá en la biblioteca del Palacio de Liria, propiedad de los Duques de Alba. Su descubridor la publicó en 1933. Muchos de estos espectáculos musicales tenía lugar en el Palacio de la Zarzuela (un antiguo pabellón de caza situado en el Parque Real del Pardo, próximo a Madrid, y que había sido agrandado por Felipe IV) ; la expresión "fiesta en la zarzuela" se simplificó en "zarzuela"; y este nombre, en su origen un diminutivo de "zarza" pasó a designar un género teatral cantado.

1 comentario:

  1. Estupenda entrada Anna. He disfrutado escuchando varios temas. Era un tipo de música que no me gustaba, hasta que entré en un coro de música antigua y empece a apreciarla. Estuve cuatro años y ahora que estoy en otro de música tradicional,cuando de vez en cuando, cantamos alguna del siglo xv disfruto como un enano.Bueno, que me ha encantado tu trabajo. Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar

SI TE INTERESA COMPRAR

Antiguedades, dibujos, grabados, acuarelas, papeles antiguos, óleos, libros antiguos, o algún articulo que te guste, expuesto en este blog: EN VENTA AQUÍ, ponte en contacto conmigo:

En mi correo annajorba@telefonica.net
En mi cuenta en Facebook
En mi cuenta en Twitter