sábado, 27 de abril de 2013

Música religiosa. II Parte de la Música de Alemania en la época de la guerra de los Treinta Años

Viene de la entrada anterior: Música de Alemania en la época de la guerra de los treinta años

Al comienzo de la Reforma, Lutero había conservado el latín como lengua litúrgica; mantuvo también algunos cantos de la misa en especial Kyrie Eleison, Gloria y Sanctus, cuyo uso se conservó en algunas iglesias hasta el siglo XVIII; en los países católicos continuó la tradición del estilo vocal renacentista, pero durante el siglo XVII se generalizó el empleo de los instrumentos para acompañar el coro o para concertar con él, al mismo tiempo que el texto sagrado se fragmentaba para conciliarlo a soli o a conjuntos vocales.
Catedral de Augsburgo 
El motete a capella o con acompañamiento instrumental fue muy cultivado en Alemania: en la Catedral de Augsburgo por Bernhard Klingenstein y Christian Erbach; en Dresde por Heinrich Schütz; en Hamburgo por Hieronimus Praetorius; en la corte ducal de Coburgo por Melchior Franck; en la catedral de Salzburgo por Steffani Bernardi; en la iglesia de San Nicolás de Berlín por Johann Crüger; en Zittau por el checo Heinrich Hammerschmidt: en Praga por Jacob Handl, “ el Palestrina alemán”.
En su celo Florilegium Portense, Erhard Bodenschatz publicó una colección de 265 motetes, en general latinos, de autores franco flamencos, italianos y alemanes. Esta importante selección, aparecida entre 1618 y 1621, estaba destinada a las escuelas, en las que se utilizó durante más de ciento veinte años, en especial en Dresde, Leopzig y Lunebürg.
 El repertorio del coral, lied estrófico sobre texto alemán cantado por la asamblea a cristiana en el culto luterano, continuó enriqueciéndose gracias al corpus litúrgico integrado por los antiguos himnos y al elemento popular; en algunos casos aparecía un nuevo cántico, debido a la inspiración libere de un músico capaz de crear una melodía amplia, majestuosa y de retención fácil.
A la importante selección publicada en 1544 por el editor Georg Rhau se sumaron las colecciones de Lukas Osiander (1580)*** Lukas Osiander- Christum wir sollen loben schon  de Sethus
Calvisius (1597)*** Sethus Calvisius: Praeter rerum seriem los nuevos corales de Johann Crüger (1540)***Johann Cruger- Schmücke dich, o liebe Seele  , todavía cantados en la actualidad en Alemania; las Musae Sioniae de Michael Praetorius (1610), cantos de iglesia a cuatro voces escritos sencillamente nota contra nota, y el Tabulaturbuch de Samuel Scheidt (1650)*** Samuel Scheidt - Nun Komm der Heiden Heiland , que agrupa a cien corales armonizados a cuatro voces.

Del canto tradicional nació una literatura completa para órgano, así como un repertorio para instrumentos de viento al aire libre que estaba destinado a ser interpretado en lo alto de las torres de las iglesias en los días de fiesta. Las sinfonía sagradas, los Salmos, las sacrae cantiones y los conciertos espirituales son de origen italiano: los hermanos Mazzochi y Carissimi en Roma, y Gabrielli Viadana y Monteverdi en Venecia dieron los primeros modelos y realizaron el paso del recitativo florentino a las arias y coros.
La basílica de San Marcos y el colegio germánico favorecían los intercambios culturales entre los artistas italianos y sus colegas alemanes o austriacos.
Además recordemos que Kaspar Foster de Copenhague, Kaspar von Kerll de Viena y Cristoph Bernhard de Dresde figuraron entre los discípulos de Carissimi, cuyas obras se difundieron gracias al celo de Valentín Medre de Danzig, Gustav Dübben en Estocolmo, o Samuel Bockshorn en Sttugart. 
Michael Praetorius y Schütz adaptaron en alemanía el concierto espiritual con gran efectivo de cantores e instrumentalistas; pero se trataba principalmente de obras reservadas a circunstancias excepcionales tales como el advenimiento o la muerte de un emperador o príncipe, o la celebración de un aniversario.
Al hallarse las capillas musicales incompletas a causa de la guerra, el favor de los artistas y del pueblo se inclinó hacia el pequeño concierto espiritual de una a cuatro voces;
fueron célebres los
Michael Praetorius
los diálogos de Andreas Hammerschmidt
Jacob Löwe y Johann Schelle

  • ***Schelle - Psalm 103 'Lobe den Herrn, meine Seele' , entre otros,  rivalizaron en talento y en inspiración para completar el repertorio de estas paráfrasis poéticas de los textos sagrados.

La historia de la Resurrección (Historia der fröhlichen und siegreichen Auferstehung) las Siete Palabras de Jesús en la Cruz (Die sieben Worte Jesu Christi am Kreuz) y el oratorio de Navidad (Weihnachts-Historia) de Heinrich Schütz son composiciones que poseen una fuerza dramática profundamente emotiva
 al injertar el genio italiano en el alemán, el maestro sajón supo crear un nuevo estilo de sorprendente originalidad; siguiendo el ejemplo de Monteverdi, se sirvió de todos los recursos instrumentales conocidos en su época: órgano, violas, violines, laúdes, flauta, cornetas, fagotes, trompetas y trombones. El oratorio italiano llegó a Alemania a través de Viena.
Antonio Bertali, ha llegado a esta ciudad procedente de Venecia y con el fin de dirigir a partir de 1649 la capilla imperial, hizo ejecutar en Austria el primer oratorio escrito al sur de los Alpes; además es el autor de María Maddalena (1662) y de La Strage degli Innocenti (1662).


Hasta 1698, fecha en la que Leopoldo I nombró a Joseph Fux compositor de la Corte

  • ***Johann Joseph Fux (1660-1741) - Requiem, la influencia italiana en Austria fue preponderante.
La cantata es un género musical peculiar de la iglesia reformada y sin analogía en la música católica alemana; se anuncia ya en las composiciones religiosas de Werner Frabicius, quien publicó en Leipzig en 1662 una recopilación que iba precedida de una afectuosa aprobación por parte de Schütz.
Carl Briegel, maestro de capilla de la corte de Darmstadt, dio en 1680 un Musikalischer Lebens-Brunn, compuesto sobre textos de la Escritura correspondiente a las fiestas y domingos del año;


Johann Theile, “el Padre de los contrapuntistas”,


Matthias Weckmann
*** Matthias Weckmann- Wie liegt die Stadt so wüste - Cantus Cölln

 y Franz Tunder cultivaron igualmente este género;
*** Franz Tunder-Wachet auf! ruft uns die Stimme

Johann Christian Bach, tío de Johann Sebastián, dejó de una cantata grandiosa y brillante sobre el tema de la lucha entre el arcángel San Miguel y el Demonio;
pero fueron Dietrich Buxtehude y Pachelbel quienes fijaron las normas de la cantata con órgano y orquesta, sinfonía de introducción, coros, recitativos, soli o conjuntos vocales aliados al uso del coral.


La narración de los acontecimientos que precedieron a la muerte del Salvador ha sido siempre muy popular en los países germánicos. Al principio, la lectura del Evangelio era encomendada caracteres oficiantes, a los que respondía un coro que personificaba el vulgo.
Tal es la estructura de la Pasión de Michael Rogier, escrita hacia 1590.



Heinrich Schütz compuso tres pasiones, según San Mateo, según San Juan y según San Lucas: existe una cuarta según San Marcos pero su autenticidad no es segura, aunque por su calidad no sea indigna de Schütz.


El texto evangélico es recitado en alemán, sin ningún acompañamiento instrumental y sobre una melodía original del propio Schütz; un coro a capella interviene al principio de la obra para anunciar la pasión, y al final de la misma para cumplir con una acción de gracias; las turbae, o los que representan la multitud, son breves y expresivas.
Johann Theile, discípulo de Schütz, escribió también una pasión según San Mateo y Johann Sebastiáni, de Königsberg, otra a cinco o seis voces con bajo continuo, y en la que introdujo coros contemplativos;
 conviene señalar también una Pasion según San Juan a seis voces de Christoph Demantius, natural de Bohemia y cantor en Freiberg.

*** Christophorus Demantius - deutsche passion 1

*** Christophorus Demantius - deutsche passion 2
*** Christophorus Demantius - deutsche passion 3


En los países católicos, las ceremonias del Santo Sepulcro recuerdan los damas litúrgicos de la Edad Media. En Baviera eran tenidas en gran honor las representaciones de la Pasión; la de Oberamergau, por ejemplo, data de 1633.
Passion de Oberamergau,

3 comentarios:

  1. más tesoros, este domingo voy a escuchar música alemana...

    petons

    ResponderEliminar
  2. Jo tambéhe volgut entrar per gaudir de la pau que trasmet la música religosa de tots temps.

    Gracies Anna.

    ResponderEliminar
  3. El trabajo que te tomas en este blog
    no lo sabe nadie mas que tu.Muchas gracias en nombre de todos los amantes de la MÚSICA.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

SI TE INTERESA VENDO



VENDO
Antigüedades, dibujos, grabados, acuarelas, óleos de firma (Cabanyes, Enric C Ricart), papeles antiguos, libros antiguos,objetos de colección, artículos de plata, de cristal, de marfil, de bronce ... expuestos en este enlace:

EN VENTA AQUÍ
o
PINTEREST

PERFIL DE GOOGLE

ponte en contacto conmigo en los siguientes enlaces

annajorba@telefonica.net